CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Noticias

¿Por qué abandonó Cary Fukunaga el proyecto de "It"?

Nocturnis

Cary.jpg

Antes de que el nombre del argentino Andy Muschietti quedara asociado de forma irremediable a la novela “It” gracias a su adaptación al cine de esta obra de Stephen King hubo que esperar muchos años en los que los fans tuvieron que sufrir todo tipo de rumores y especulaciones acerca de la muy esperada película de Pennywise. El proyecto original estaba en manos de Cary Fukunaga, que había triunfado con su primera temporada de “True Detective” y tenía entre manos un guión basado en la novela de King que emocionaba a todo aquel que lo leía. Fukunaga tenía incluso en mente qué actor interpretaría a Pennywise, y era nada menos que el actor Will Poulter, al que muchos llegaron a imaginar ya caracterizado como el icónico payaso de Stephen King. Sin embargo, de la noche a la mañana, Fukunaga decidió abandonar el proyecto, sin que se llegara a explicar en detalle el motivo de su marcha. Tras muchos años de silencio, por fin el director ha dado detalles de por qué dejó de lado su propia versión de “It” para centrarse en otros de sus proyectos. 

El principal motivo fue, siempre según director, sus enormes diferencias con la productora New Line. Los responsables de la empresa nunca terminaron de confiar en Fukunaga, al que veían como un artista incontrolable que deseaba imponer sus propios criterios sobre la película por encima de cualquier otra opinión. El director ha confesado que la película que él tenía en mente no tenía nada que ver con lo que deseaba New Line. Él quería hacer una película de terror poco convencional, con personajes profundos y una trama compleja. Pero New Line le pedía una película que no fuera arriesgada, que sumara a un conjunto de tópicos y los pusiera en marcha, aderezando todo con buenas dosis de sustos. En definitiva, New Line quería una película que asegurara unas buenas cifras de taquilla y le reportara grandes beneficios aunque técnica y artísticamente fuera un producto mediocre. 

Otro de los problemas fue la forma en la que Fukunaga quería representar a Pennywise, según sus propias palabras, como mucho más que un payaso. La idea del monstruo que lee las mentes de sus víctimas y usa esa información para asustarles está ya muy gastada, y el director y guionista quería dar un paso más para crear un monstruo más profundo y aterrador. 

Fukunaga finalmente decidió marcharse porque había puesto mucho de su propia infancia y de sus propios recuerdos en el guión de “It”, y no deseaba que New Line jugara con algo tan personal. De modo que dio un portazo y se llevó el guión con él, lo que obligó a empezar el proyecto desde el principio. Fue en este punto donde Andy Muschietti entró en escena, con una idea mucho más sencilla, cercana a la novela original y asumible por los productores. Esta fue la idea que finalmente se hizo realidad y que hemos podido disfrutar en pantalla. 

Siempre nos quedará la duda de cómo habría sido el “It” de Fukunaga, pero desde luego los fans más puristas de Stephen King pueden estar agradecidos a que este director decidiera abandonar el proyecto. A pesar de que el guión no se ha hecho público, las palabras de Fukunaga llevan a pensar que su fidelidad a la novela original no había sido muy estrecha, por lo que, de haberse llevado a cabo, nos habríamos encontrado con una historia muy distinta a la creada por Stephen King. Tal vez una buena película, no hay por qué dudar de ello, pero desde luego no el “It” que todos esperábamos.