CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

Merle Dixon

Nocturnis

Merle Dixon es uno de los personajes principales de las primeras temporadas de la serie “The Walking Dead” y de los cómics en los que ésta está basada. De carácter violento, racista y machista, Merle es uno de los personajes más odiados al comienzo de la trama, logrando, sin embargo, revalorizarse en sus últimas apariciones.

Merle y su hermano Daryl nacieron en algún punto indeterminado del sur de Estados Unidos, en un ambiente rústico. Su madre era una mujer con problemas de alcoholismo que murió durante un incendio que ella misma provocó al quedarse dormida con un cigarro encendido en la mano. De este modo, Daryl y Merle quedaron bajo la responsabilidad de su padre, un hombre violento que maltrataba a sus hijos tanto física como psicológicamente, dejando en ellos secuelas de por vida. En ausencia de figuras paternas, Merle se convirtió en el referente de su hermano pequeño. Sin embargo, éste pronto se dejó llevar a una vida de delincuencia, robos y tráfico de drogas, lo que le hizo pasar por numerosos correccionales hasta que decidió ingresar en el ejército. También aquí Merle tuvo problemas por su incapacidad manifiesta para obedecer órdenes y su carácter violento e indisciplinado. Tras ser expulsado del ejército, se dedicó al tráfico de drogas, negocio en el que introdujo a su hermano Daryl. 

Cuando se produjo el apocalipsis zombi, Merle y Daryl lograron sobrevivir gracias a su familiaridad con las armas y a su carácter violento. Finalmente, ambos acabaron en una comunidad de supervivientes al sur de Atlanta, siempre manteniéndose al margen del grupo y demostrando problemas para socializar con ellos. En una expedición a Atlanta para conseguir provisiones, Merle y su grupo se encontraron con Rick Grimes, con el que quedaron atrapados en la azotea de un centro comercial. Las acciones irresponsables de Merle y su ideología racista le llevaron a pelearse con T-Dog, por lo que Rick tuvo que intervenir, esposando a éste a una tubería. Rick y el resto del grupo tuvieron que huir para escapar de los caminantes, dejando a Merle esposado a la tubería y a merced de los muertos vivientes. Merle, tras ratar de liberarse por todos los medios, decidió utilizar una pequeña sierra para amputarse la mano y lograr de este modo escapar de la azotea. Con ayuda de un hierro al rojo vivo, logró cauterizar la herida y escapar de Atlanta con vida.

Tras deambular un tiempo, enfermo por la pérdida de sangre y la infección de la mano amputada, Merle fue rescatado por el Gobernador y conducido a Woodbury para integrarse en su comunidad. Gracias a su dureza y a la lealtad que demostró hacia su salvador, Merle fue ascendiendo puestos en la escala de mando hasta convertirse en uno de los hombres de confianza del Gobernador. Para compensar la pérdida de su mano, Merle se hizo construir una prótesis con una larga cuchilla en ella, con la que poder matar a los caminantes se se veía en la necesidad. Sus habilidades en el combate le hicieron ganar popularidad en Woodbury debido a la pasión desatada en la comunidad por las violentas peleas de lucha libre en un ring creado a tal efecto. Merle además se convirtió en un experto cazador de caminantes, a los que arrancaba los dientes con alicates para hacerlos inofensivos. 

Como responsable de la seguridad de Woodbury, Merle encontró a Andrea y a Michonne deambulando por los bosques. Andrea informó a Merle de que su hermano Daryl estaba vivo. Éste pidió permiso al Gobernador para salir en su busca, pero el líder de Woodbury se lo denegó, obligando a Merle a permanecer en el pueblo. Tras la huida de Michonne, el Gobernador encargó a Merle dirigir a un grupo para perseguir a la mujer, pero éste, tras un enfrentamiento con ella, fracasó en el intento. A su regreso, se topó por casualidad con Glenn y Maggie, y ante la negativa del primero por revelarle dónde se encontraba su hermano, decidió secuestrar a ambos y llevarlos consigo a Woodbury. 

Desesperado por obtener noticias de su hermano, Merle torturó con sadismo a Glenn, llegando a soltar un caminante en la habitación en la que éste estaba encadenado. Finalmente, gracias a las torturas y los trucos del Gobernador, Maggie confesó la localización de la prisión en la que se encontraban sus amigos. Es en ese momento cuando el grupo de Rick, conducido por Michonne hasta Woodwury, atacó la localidad, siendo Merle acusado de haber colaborado con ellos. Daryl fue hecho prisionero y obligado a combatir por su vida en la arena con su hermano Merle bajo la furiosa mirada de los ciudadanos de Woodwury, que clamaban por la muerte de ambos. Con la ayuda de Maggie y de Rick, ambos hermanos consiguiern escapar a una muerte segura. Sin embargo, el grupo se negó a admitir a Merle con ellos después de las torturas a las que sometió a Glenn, por lo que Daryl se vio obligado a elegir entre sus amigos y su hermano, escogiendo a éste último.

Merle y Daryl Dixon trataron de comenzar una nueva etapa separados del resto, pero las diferencias de carácter entre ambos y la crueldad que Merle demuestraba con todas las personas que se encontraban en su camino, llevó a Daryl a decidir regresar a la prisión junto con el resto. Pese a sus reticencias, Merle decidió acompañarle. 

El grupo de Rick optó por encerrar a Merle en una celda mientras debatían acerca de su destino. El conocimiento que Merle poseía acerca del enemigo movió a Rick a aceptarle como uno más, y de inmediato Merle, aunque no depuso su actitud agresiva, trató de colaborar con ellos. Tras llegar la oferta del Gobernador de firmar la paz a cambio de que se le entregara a Michonne, Merle decidió actuar por su cuenta, secuestrando a la mujer y conduciéndola hasta las afueras de Woodbury. Sin embargo, en el último momento se arrepintió y la liberó, decidiendo actuar él solo para acabar con el Gobernador. Tras utilizar a un grupo de caminantes para crear el caos, Merle atacó y consigió acabar con la vida de varios de los pistoleros de Woodbury, pero sin alcanzar su objetivo de matar al Gobernador. Éste consiguió capturar a Merle, y tras torturarle con sadismo, le mató de un disparo en el corazón.

Merle volvió a la vida como un caminante, y en esta forma se encuentró de manera fortuita con su hermano Daryl, al que atacó. Daryl, destrozado por el dolor, se vio obligado a acabar con Merle golpeándole repetidas veces en el cráneo.