CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

American Horror Story: Coven

Nocturnis

Año: 2013

Director: Varios

Guionista: Varios

País: Estados Unidos

Reparto: Jessica Lange, Angela Bassett, Kathy Bates, Jamie Brewer, Evan Peters, Lily Rabe, Frances Conroy, Cassandra Eastwold, Taissa Farmiga, Christine Ebersole, Danny Huston, Josette Barchilon, Alexander Dreymon, Lucy Faust, Joseph Fischer, Kurt Krause, Cynthia LeBlanc, Elton LeBlanc, Patti LuPone, Sir Maejor, Starlette Miariaunii, Sarah Paulson, Emma Roberts, Ashlynn Ross, Gabourey Sidibe, Jennifer Lynn Warren, Stevie Nicks

Sinopsis:

La Academia Miss Robichaux, en Nueva Orleans, aparenta ser un internado femenino en decadencia con cada vez menos alumnos. Sin embargo, esta mansión de época colonial es en realidad el refugio de uno de los últimos aquelarres de brujas de toda América. Tras haber escapado de los procesos de Salem, tres siglos atrás, las brujas han intentado prosperar en esta región, enfrentándose a sus enemigos, tanto cazadores de brujas como hechiceras negras del vudú. 

Sinopsis de los capítulos:

Capítulo 1: Tras descubrir sus poderes, Zoe Benson llega a la Academia Miss Robichaux para formarse como bruja bajo el tutelaje de su directora, Cordelia Foxx. En el trascurso de una fiesta universitaria, una de sus compañeras, Madisson Montgomery, es violada por un grupo de adolescentes, por lo que la víctima se venga usando sus poderes para acabar con la vida de todos ellos. Mientras tanto, Fiona Goode, bruja suprema de la orden y madre de Cordelia Foxx, llega para hacerse cargo de una situación que considera caótica. Fiona, durante un paseo por la ciudad, libera el cuerpo de Delphine LaLaurie, una terrateniente de comienzos del siglo XIX condenada a ser inmortal y permanecer encerrada bajo tierra por las torturas a las que sometía a sus esclavos.  

Capítulo 2: Fiona, obsesionada con alcanzar la eterna juventud, interroga a Delphine LaLaurie para saber cómo alcanzó ella la inmortalidad. La mujer le cuenta que su inmortalidad es una condena lanzada por Marie Laveau, una bruja vudú, ella misma también inmortal, por lo que Fiona decide ir en su busca. Mientras tanto, Zoe trata de devolver la vida a Kyle, uno de los universitarios asesinados por Madisson, del cual se había enamorado antes de su muerte. Aunque el hechizo tiene éxito, Kyle regresa a la vida como un monstruo insensible y furioso. 

Capítulo 3: Fiona, a sabiendas de que su envejecimiento es producido por la llegada de una nueva suprema, decide acabar con la vida de Madisson, de quien sospecha que puede ser la nueva líder del aquelarre. Zoe, arrepentida por haber jugado con la vida de Kyle, decide visitar a la madre de éste y devolverle a su hijo. 

Capítulo 4: El Consejo de Brujería, controlado por Myrtle Snow, una antigua rival de Fiona, acusa a ésta de haber asesinado a Madisson, así como a la anterior suprema. Mientras tanto, la reina vudú, Marie Laveau, envía contra la Academia un minotauro, que finalmente es asesinado por la propia Fiona.

Capítulo 5: Cordelia es atacada por un misterioso desconocido, que la deja ciega arrojando ácido sobre su cara. Mientras Fiona y Cordelia están en el hospital, Marie Laveau envía a la Academia una horda de zombis para vengarse por la muerte del minotauro. Zoe revela sus dotes de líder poniéndose al frente de las brujas para repeler el ataque de los zombis. Finalmente, Fiona consigue manipular las pruebas para acusar a Myrtle Snow del asesinato de Madisson, por lo que ésta es condenada y quemada en la hoguera.

Capítulo 6: Zoe, Nan y Queenie descubren viejas fotografías de antiguas estudiantes de la Academia. Para tratar de contactar con el espíritu de Madisson, utilizan un viejo tablero de ouija, pero atraen sin quererlo el espíritu de un asesino de los años veinte, el llamado “hombre del hacha”, que lleva décadas atrapado en la mansión. Tras ser atacadas por él, Zoe hace un hechizo que libera al fantasma y le permite escapar de la mansión. Las chicas encuentran el cadáver de Madisson oculto en el un baúl del mayordomo Spalding, por lo que llevan a Misty Day a la mansión para que reviva a su compañera. 

Capítulo 7: Cordelia, gracias a su poder de leer las mentes, descubre que fue Fiona quien asesinó a Madisson. Zoe consigue que Spalding confiese el crimen de Fiona después de devolverle la lengua. Mientras tanto, Queenie visita a Marie Laveau, quien convence a la bruja para que se una a su grupo de hechiceras vudú a cambio de entregarle a Delphine LaLaurie.   

Capítulo 8: Misty Day y Mirtle Snow son atacadas por un cazador de brujas, por lo que deciden buscar refugio en la Academia. Al conocerse los crímenes de Fiona, todas las brujas trazan un plan para asesinarla. Sin embargo, la duda de quién será la siguiente líder del aquelarre se instala entre ellas, enturbiando su relación. Al mismo tiempo, Marie Laveau tortura a Delphine LaLaurie y le corta la cabeza.

Capítulo 9: Fiona propone a Marie Laveau una tregua para solucionar el problema de los cazadores de brujas. La reina vudú rechaza la alianza, y poco después su grupo es atacado por uno de los cazadores, que extermina a todos menos a su líder. Nan, enamorada de Luke, el vecino recién llegado al barrio, descubre los secretos de su familia gracias a su capacidad para leer las mentes.

Capitulo 10: Finalmente, Fiona y Marie Laveau firman una tregua para acabar con los cazadores de brujas. Sin embargo, el plan para acabar con la vida de Fiona sigue su curso a medida que las jóvenes brujas compiten para ver quién será la próxima Suprema. Misty Day está cada vez más convencida de que ella será la nueva líder del aquelarre. 

Capítulo 11: Marie Laveau y Fiona consiguen engañar a los líderes de los cazadores de brujas, arrastrándolos a una trampa y acabando con sus vidas. Cordelia consigue recuperar la visión gracias a un hechizo, pero al hacerlo pierde sus poderes para leer la mente. Mitle Snow convence a Zoe para que escape de la Academia con Kyle y trate de vivir una vida normal a su lado. 

Capítulo 12: El cáncer de Fiona continúa implacable su avance, por lo que el aquelarre debe elegir a una nueva Suprema. Zoe decide regresar y afrontar su destino. El resto de las brujas notan cómo sus poderes van aumentando a medida que los de Fiona disminuyen. Delphine LaLaurie y Marie Laveau son arrastradas al infierno, donde pagarán con un tormento eterno sus muchos crímenes.

Capítulo 13: Cordelia decide poner a prueba a las jóvenes brujas para ver quién será la siguiente Suprema por medio de la prueba de “las trece maravillas”. Una tras otra, las chicas van cayendo, hasta que sólo la propia Cordelia y Madisson quedan en la lucha por el liderazgo. Tras derrotar a Madisson en la prueba de adivinación, Cordelia es nombrada nueva Suprema del aquelarre. 

Crítica: 

A pesar de haber mantenido un índice de audiencia aceptable y de no haber defraudado las expectativas de la mayoría de los seguidores de la serie, la tercera temporada de “American Horror Story” es considerada por muchos como la peor de todas las emitidas hasta el momento. El escaso interés argumental, la desaparición de algunos actores emblemáticos de la saga, como Zachary Quinto, y la poca profundidad de los personajes son algunos de los motivos que aluden sus detractores para calificar de este modo a esta temporada.

El argumento general, aunque es interesante como punto de partida, queda desvirtuado a medida que la serie avanza. Tras un comienzo impactante con la visita a la sala de torturas de Delphine LaLaurie, el espectador espera una serie que esté a la altura de estos primeros minutos. Sin embargo, el ambiente colonial y el carácter demencialmente atractivo del personaje interpretado por Kathy Bates desaparecen y apenas sí vuelven a tener presencia en el resto de la trama. Una oportunidad perdida, sin duda. Algo semejante ocurre con el tema de los cazadores de brujas, trama argumental que nos ofrece algunos de los mejores momentos de la serie y a la que no se sabe sacar partido en absoluto.

Estamos, en definitiva, ante una gran cantidad de temas jugosos a los que los guionistas podrían haber sacado un gran partido y que sin embargo quedan diluidos en una trama superficial que quiere tocar muchas cuestiones sin profundizar en ninguno. Lo que podía haber sido una gran serie centrada en la brujería del sur de Estados Unidos, con sus tradiciones de brujos negros, catolicismo, vudú, pantanos y marismas, acaba convirtiéndose en un programa de enredos adolescentes que no aporta nada al espectador. 

De hecho, “American Horror Story: Coven” cae en el mismo problema que lastraba la calidad de la segunda temporada: demasiadas tramas entrecruzadas al mismo tiempo. Una serie de trece episodios de menos de una hora de duración no puede pretender tocar tantos temas como hacen los guionistas de “American Horror Story”. El resultado de ello es que los personajes y sus motivaciones se desdibujan, la atención del espectador se pierde y la calidad del producto, en definitiva, desciende.  

Una temporada más, la interpretación de Jessica Lange es lo que salva una temporada mediocre. E incluso este aspecto queda por detrás de lo que ya vimos en temporadas anteriores. Salvo momentos puntuales de especial dramatismo, la actriz está por debajo de sus capacidades demostradas en las dos temporadas anteriores. Por fortuna, en esta temporada Jessica Lange cuenta a su lado con una siempre espectacular Kathy Bates que firma algunos de los momentos estelares de la serie, compensando la mediocridad general de la trama con una interpretación soberbia. 

Estamos, en definitiva, ante una ocasión perdida de llevar el apasionante mundo de la brujería a una popular serie de televisión. Un experimento fallido que, por querer abarcar demasiado, no ha conseguido apretar nada en absoluto.