CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

Duma Key, de Stephen King

Nocturnis

dumakey

SINOPSIS DE DUMA KEY

Tras perder el brazo en un accidente, Edgar Freemantle, un hombre de negocios ve cómo toda su vida se desmorona: su mujer decide divorciarse, sus hijas se alejan de él. Buscando un nuevo comienzo, Edgar decide tomarse unas largas vacaciones y alquila una casa en Duma Key, en la región menos habitada de Florida. Tras descubrir en la pintura una nueva pasión, Edgar comienza a tener extrañas sensaciones y sueños. A medida que pasan las semanas en su nuevo hogar, se da cuenta de que una extraña presencia comparte el lugar con él. Una presencia oscura que ha dormido durante mucho tiempo frente a las aguas del Océano.

CRÍTICA DE DUMA KEY

Una de las principales acusaciones a las que ha tenido que hacer frente Stephen King ha sido la de llevar treinta años publicando lo mismo una y otra vez. Aunque esta afirmación sin matizar es desde todo punto de vista injusta, no hay duda de que hay determinados esquemas, estructuras, personajes, paisajes, que se repiten de forma considerable en las novelas de este autor. En su defensa podríamos decir que un autor tan prolífico no tiene más remedio que caer en algunas repeticiones. Podríamos incluso argumentar que todo escritor, al fin y al cabo, refleja en su obra sus propias obsesiones y miedos, y que éstos bien pueden ser los mismos a lo largo de toda una vida. Los que amamos a Stephen King tenemos la tendencia a defender su obra con uñas y dientes de todo tipo de crítica, pero si somos serios no tenemos más remedio que admitir que muchas de sus novelas son difícilmente defendibles. Y el número de estas novelas indefendibles ha aumentado de forma considerable en los últimos años.

Es el caso de Duma Key. En esta novela, Stephen King sale de sus paisajes habituales y se adentra por primera vez en la costa de Florida, un espacio que, pintado por su pluma, parece lejano, salvaje, con un sabor arcaico y colonial muy diferente al que nos tiene acostumbrados el autor. Sin embargo, en las páginas de "Duma Key" encontramos un regusto familiar, como si fuera una historia que ya nos han contado no hace mucho. Un hombre cuyo matrimonio se ha hundido debido a una desgracia. Un artista que busca explotar su potencial en un paisaje nuevo y diferente al habitual. Una casa habitada por extrañas presencias que se comunican con el nuevo inquilino por medios sobrenaturales. Una historia vieja y violenta que sólo los más ancianos del lugar pueden recordar. Un personaje positivo que hace de catalizador de las penas del artista y le ayuda a iniciar una nueva vida. Elementos que nos suenan, que nos resultan familiares.

Hasta que, de pronto, te das cuenta, de que estás leyendo una nueva versión de “Un saco de huesos”. Cambia el frío de Nueva Inglaterra por el pegajoso calor de Florida. Cambia las orillas de un lago por el Golfo de México. Cambia un escritor bloqueado por un pintor manco frustrado. Y tienes la misma historia. “Duma Key” no es más que la revisión tropical de “Un saco de huesos”.

Estas sensaciones de familiaridad pueden tener diversos resultados. Los amantes de la obra de King, los que han leído todos sus libros una o varias veces, encuentran en “Duma Key” el mundo familiar de este escritor, un ambiente que conocen, unos personajes que encajan en lo que el autor nos tiene acostumbrados. Este tipo de lectores, siempre que leen una novela de su amado Stephen, sienten que vuelven a casa, y exigen poco más. En “Duma Key” difícilmente encontrarán su novela favorita, ni siquiera una de las mejores, pero satisfará sus expectativas. Por otro lado, el lector ocasional de Stephen King, el que conoce cuatro o cinco de sus libros, tendrá en “Duma Key” un entretenimiento pasajero que dejará poca impronta en él y cuyo argumento habrá olvidado con total seguridad al cabo de unos pocos meses. Caso diverso será lector ocasional que haya tropezado antes con “Un saco de huesos”. El pobre infortunado que cuente estos dos entre los pocos libros de Stephen King que haya leído se sentirá estafado y aceptará sin más la crítica con la que hemos empezado estas líneas. Stephen King escribe siempre lo mismo, una y otra vez, cambiando un par de detalles.

“Duma Key” es, al fin y al cabo, una de las novelas menos ambiciosas de Stephen King. Tal vez si este mismo argumento lo hubiera cogido el King de los años ochenta habría creado con él una novela genial, pero desde luego no ha sido el caso en manos del King del 2010. La propuesta es, como punto de partida interesante. Un viejo caserón a orillas del Golfo de México, una casa que oculta secretos viejos y terribles, incluyendo fantasmas, muertos que se levantan de la tumba, antiguos dioses del mar, cuadros cuya contemplación conduce a la locura. “Duma Key” tiene todos los ingredientes para ser una gran novela. Pero no llega a serlo. La trama resulta demasiado confusa en la mayoría de las ocasiones, los elementos sobrenaturales no son desarrollados en todo su potencial. Sin duda, como drama humano vivido por un protagonista interesante la novela da resultado. Pero la parte tenebrosa, la que, después de todo, marca la esencia de Stephen King, queda muy difuminada, como en un segundo plano. Siempre se ha dicho que King logra llevar el terror a la esfera de lo cotidiano, pero en “Duma Key” lo cotidiano, lo humano, se come al terror. ¿Qué no habría podido hacer con “Duma Key” el King de los ochenta, el autor de “It” o “Apocalipsis”? ¿Qué no habría hecho este autor joven e inspirado con esa criatura excepcional que es Perse, ese fantasma tropical y antiguo?

Pero Stephen King, como tantas otras cosas, ya no es lo que era. “Duma Key” es un esbozo de lo que podría haber sido una gran novela en manos de un autor más cercano a su propia esencia, con más ambición. Un esbozo que además resulta una nueva versión de algo que ya habíamos visto en “Un saco de huesos”, lo cual le resta aún más valor. Una novela que, desde mi punto de vista de humilde enamorado de la obra de Stephen King, se sitúa entre las más mediocres y prescindibles de este autor.