CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

La noche de Halloween

Nocturnis

halloween

Año: 1978

Director: John Carpenter.

País: Estados Unidos.

Reparto: Jamie Lee Curtis, Donald Pleasence, Nancy Loomis, P.J. Soles, Charles Cyphers.

Sinopsis:

Michael Myers, un niño de seis años, asesina a su hermana a puñaladas en una noche de Halloween. Tras pasar varios años en un psiquiátrico, Michael consigue escapar y regresa a su pueblo natal, donde desencadena una nueva matanza entre un grupo de adolescentes.

Crítica:

Convertida en uno de los grandes clásicos del terror de todos los tiempos, “La noche de Halloween” supuso el establecimiento de una serie de tópicos y pautas que todavía hoy permanecen inalterados en la mayor parte de las películas del género. Sin duda alguna, esta obra, junto con otras pocas estrenadas a finales de los años setenta, marcaron un antes y un después en nuestra manera de entender el terror en la gran pantalla.

halloween

Con Michael Myers se inaugura un nuevo subgénero, el “slasher”, que tendrá y tiene como elemento diferenciador la presencia de un asesino psicópata que elimina a sus víctimas por diversos medios de violencia extrema. Aunque algunos trabajos anteriores pueden incluirse dentro de este subgénero, su consagración y el inicio de su periodo clásico tienen lugar sin duda con el estreno de “La noche de Halloween”. De hecho, esta película se convirtió en una suerte de plantilla sobre la que construir cualquier obra catalogada dentro del subgénero “slasher”, pues presenta todas las características clásicas de este tipo de films. Dentro de ellas, hay que destacar el uso de una máscara por parte de un asesino, las víctimas adolescentes prioritarias, el rol secundario que cumplen los adultos, las muertes rápidas, la capacidad del psicópata para resistir topo tipo de golpes y ataques, la presencia de una protagonista femenina destinada a sobrevivir a la matanza… Todas estas características están presentes en “La noche de Halloween”, y serán copiadas hasta la saciedad en centenares de títulos posteriores con mayor o menor acierto, incluyendo las múltiples secuelas que tienen a Michael Myers como protagonista.

Además de las novedades ya mencionadas que se acabaron convirtiendo en lugares comunes del género, “La noche de Halloween” presenta algunos otros elementos que aumentan su calidad. En primer lugar, una banda sonora escalofriante, compuesta por el propio Carpenter, capaz de mantener al espectador en vilo durante todo el metraje. La música resulta aquí el complemento perfecto para las escenas en las que el asesino aparece de forma fugaz, engañando al ojo del espectador, sólo para desaparecer de nuevo en el fotograma siguiente. Éste es, precisamente, el segundo gran acierto de Carpenter: un dominio magistral de la fotografía, que crea un ambiente tenso, frío, y juega con la mente del espectador. El uso de la cámara para realizar planos subjetivos, algo novedoso en los años setenta, marcó un hito en su momento, al permitirnos ver la acción desde los ojos del asesino en lugar de compartir el habitual punto de vista de la víctima.

“La noche de Halloween” es, frente a muchas de sus herederas, la demostración perfecta de que el género “slasher” no depende en absoluto de la sangre y las vísceras para lograr obras magistrales. Con excepción de la escena que sirve de introducción a la película, la sangre brilla por su ausencia. Las muertes son brutales, rápidas, pero no son sangrientas. Todo esto redunda en una película más psicológica, menos visceral, que lleva al espectador a sufrir un terror limpio, que surge de lo más profundo.

halloween

“La noche de Halloween” es, sin embargo, una obra que no está envejeciendo bien. Al margen del respeto que se merece por suponer un hito del cine de terror, hay muchos elementos de esta cinta que resultan ciertamente chocantes para el más curtido espectador del siglo XXI. Unos diálogos poco creíbles, unas actuaciones en ocasiones forzadas, así como el uso de elementos que, si bien en su momento resultaron originales, a fuerza de ser copiados hoy son más un lastre que un aliciente. Por desgracia, el éxito y la influencia que ejerció en películas posteriores, que copiaron a Carpenter de todas las formas posibles, han hecho que el espectador ya no se impresione ante la brutalidad de un Michael Myers que parece un aprendiz de asesino en comparación con algunas de las criaturas que nacieron a su sombra.

Resulta difícil, en consecuencia, para los espectadores más jóvenes apreciar el valor de esta película en su justa medida, y entender que para ellos son recursos manidos y muy vistos en la pantalla, lo son precisamente porque Carpenter los supo crear y filmar en su momento.