CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

Critters

Nocturnis

critters

Año: 1986

Director: Stephen Herek

País: Estados Unidos

Reparto: Scott Grimes,  M. Emmet Walsh,  Dee Wallace , Billy Green Bush, Nadine Van Der Velde, Terrence Mann, Don Keith Opper, Billy Zane

Sinopsis:

Una nave que transporta prisioneros a una prisión espacial sufre la fuga de algunos de sus pasajeros más peligrosos: los critters. Unas pequeñas criaturas de afilados dientes que devoran todo lo que encuentran a su paso. En su huida, los critters consiguen llegar al planeta tierra, donde convierten la vida de una familia de Kansas en un auténtico infierno sangriento.  

Crítica:

“Critters” es, pese a todas sus limitaciones, una pequeña joya del cine de terror de los ochenta. Cargada de tópicos, con unos efectos especiales limitados y unas actuaciones de segunda fila, esta película se convirtió muy pronto en una obra de culto entre los amantes de la serie B. Las pequeñas criaturas protagonistas de la película han pasado a la galería de los terrores personales de varias generaciones de niños y adolescentes de los ochenta. Pequeños monstruos que en ocasiones se muestran divertidos, y en otras crueles y sádicos, que no en vano han conseguido protagonizar hasta tres secuelas después de esta primera aparición en la gran pantalla.

crtitters

Por desgracia para los critters, la sombra de los gremlins de Joe Dante, cuya película se estrenó en 1984, es muy alargada, y resulta imposible no tenerlos en mente de forma constante. Los critters, pese a su atractivo, no son más que la copia furiosa y hambrienta de esos gremlins que todavía hoy enamoran a millones de espectadores. Y aún así, los critters no alcanzan el carisma de sus primos de orejas puntiagudas. Intentan hacer chistes entre víctima y víctima, tratan de ganarse al espectador con cómicas miradas y gestos… pero ni de lejos consiguen llegar al gancho que los gremlins han desarrollado en sus dos apariciones en las pantallas. 

Rodada con una marcada estética propia de los años ochenta, “Critters” es, sin embargo, un producto que no ha llevado bien el paso de las décadas. Pocos nuevos espectadores del siglo XXI, salvo los muy aficionados al terror de serie B, podrían disfrutar de estos pequeños osos de peluche de enormes y afilados dientes. Las escenas concebidas para dar miedo, resultan casi humorísticas por su tosquedad y su más que predecible desarrollo. De hecho, lo que en su momento fue un punto a favor de este tipo de producciones, la mezcla del humor y el terror, resulta hoy más un lastre ante un público poco interesado por este tipo de mezclas.

critters

De hecho, aunque cataloguemos esta película dentro del género del terror, lo cierto es que el miedo en el que se mueve resulta marcadamente infantil e ingenuo. El critter es el monstruo que puebla las pesadillas de todos los niños (grandes dientes, pinchos en la espalda, capaces de esconderse en el armario o debajo de la cama y, sobre todo, un hambre insaciable de carne humana), pero que al llegar a la edad adulta deja de causar pavor. La película sólo exhibe dos muertes violentas, y una de ellas ni siquiera se ve en pantalla. Los dos muertos, el policía y el novio adolescente, son dos personajes prescindibles que caen precisamente por entrar dentro de dos categorías de víctimas propiciatorias en este tipo de producciones. El policía poco inteligente muere por confiarse demasiado y acudir a investigar antes de tiempo. El novio adolescente paga por su avidez sexual, un pecado que el cine de horror de los setenta y los ochenta nunca perdona. Por lo demás, la familia Brown, el auténtico centro de la película, mantiene a todos sus miembros con vida, como si el guionista quisiera enviar un mensaje de optimismo y tranquilidad a su público infantil y juvenil.

Hay que destacar por último el final de la película, sin duda un acierto que deja al espectador con ganas de volver a saber acerca de la suerte corrida por la familia Brown ante un más que probable retorno de las criaturas del espacio.