CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

Mitología de Nueva York, de Vanessa Monfort

Nocturnis

mitologianuevayork

SINOPSIS DE MITOLOGÍA DE NUEVA YORK

Daniel Rogers pertenece a una acaudalada familia de Nueva York. Por fortuna y educación, estaba destinado a ocupar un lugar entre las élites de la ciudad. Sin embargo, la gran pasión de Rogers es el juego, las cartas, las apuestas en todas sus facetas. Una pasión que le lleva a conocer los estratos más profundos del crimen y el hampa de la ciudad. Sin embargo, su habilidad con las cartas y su conocimiento de los bajos fondos le lleva a convertirse en colaborador de la policía. Este papel que le lleva a verse inmerso en la trama de brutales asesinatos protagonizados por los Hijos del Azar, un grupo de criminales que realiza con los cuerpos de sus víctimas composiciones que recuerdan grandes obras de la historia del arte. Rogers tendrá que enfrentarse a los Hijos del Azar haciendo uso de toda su habilidad y de su amplia red de confidentes repartidos por toda la ciudad, sin darse cuenta de que él mismo acaba convirtiéndose en una posible víctima de la trama.

CRÍTICA DE MITOLOGÍA DE NUEVA YORK

Si fuera por su argumento, "Mitología de Nueva York" sería una obra más en la larga lista de títulos de novela negra y policiaca que se publican cada año en el mundo. En este sentido, el libro no aporta casi nada a una tradición tan consolidada como manida. Un hombre solitario y marginal, adicto al juego, que se convierte en confidente de la policía y se ve atrapado en una trama de asesinatos más o menos pintorescos. Un juego de pistas para tratar de averiguar quién es el asesino, o, en este caso, la mente que se esconde tras los crímenes del grupo de asesinos. Un juego en el que, por cierto, el lector puede sospechar la nada sorprendente identidad de este asesino desde mucho antes del meridiano de la novela. Una historia convencional de detectives que por si sola haría de esta novela un libro bastante mediocre.

Sin embargo, "Mitología de Nueva York" es mucho más que eso. Es un libro que merece ser leído y tenido en cuenta, precisamente por la estructura narrativa que la autora elige para contar la historia. De hecho, la sensación que nos da al leer la novela es que la trama es algo totalmente secundario, una historia que se lee con interés pero que ante todo sirve como excusa para experimentar con la narración.

"Mitología de Nueva York" es una novela dentro de una novela. Por un lado encontramos la narración en tercera persona que un autor ficticio, un tal Abbot, hace de la historia de Daniel Rogers y los Hijos del Azar. Por otro lado tenemos la historia contada en primera persona por el propio Dan Rogers, consciente de su propio papel protagonista de una novela. Dos planos que se superponen de forma muy interesante, que juegan con los puntos de vista y le otorgan a la novela una dimensión que pocas veces se encuentra en novelas de este tipo. Hay incluso un tercer punto de vista, el de Laura, la joven que está leyendo la novela al mismo tiempo que el lector, y que desarrolla una especial relación de complicidad con Rogers, hasta el punto de que sus vidas se entrecruzan sin llegar nunca a verse ni a tocarse. La escena en la que Rogers y Laura tienen relaciones sexuales con sus respectivas parejas dejando claro que son en realidad ellos dos los que hacen el amor el uno con el otro, resulta sencillamente magistral. Una novela en tres planos que, de por si, ya compensan la escasa novedad de la trama.

"Mitología de Nueva York" es además una creación literaria en la que los protagonistas reflexionan acerca de su propia identidad como personajes ficticios. Desde el momento en el que Dan Rogers cobra conciencia de que tanto él como su ciudad no son reales más allá de las páginas de un libro, comienzan una serie de reflexiones en voz alta acerca de la existencia humana y sus limitaciones. Rara vez en la literatura reciente encontramos personajes capaces de sufrir ante la idea de que, una vez ya no haya lectores interesados en su historia, les alcanzará el olvido y la muerte. Cierto que es un recurso que han utilizado otros escritores, algunos de ellos grandes maestros como Unamuno, pero el hacer uso de él en el contexto de la novela negra es un mérito incuestionable de la autora. La propia ciudad de Nueva York es definida como una "ciudad ficción", un espacio que a fuerza de ser utilizado como escenario de películas y novelas ha abandonado su propia esencia real y se ha convertido en un lugar inexistente, una utopía que sólo existe en nuestras mentes. Nueva York, esta ciudad ficticia que describe con maestría Vanessa Montfort, es en esta novela tan protagonista como el mismo Dan Rogers.

Otro de los puntos fuertes de esta novela es la gran galería de personajes secundarios que desfila por sus páginas. Personajes secundarios que llegan en ocasiones a eclipsar al protagonista. El niño judío inmune al dolor que interpreta el mundo como si fuera un cómic de superhéroes. La habitante del vertedero municipal y su cohorte de hijos que rebuscan entre la basura día y noche. El viejo ascensorista negro, apasionado del jazz, cínico pero siempre amable. Personajes que, a diferencia del protagonista, no son conscientes de ser entidades ficticias, pero que alcanzan una entidad y una fuerza enormes dentro de la trama de la novela.

Vanessa Montfort se consolida en "Mitología de Nueva York" como una de las voces más interesantes de la literatura española del siglo XXI. Pocos como ella serían capaces de imaginar una trama policiaca y utilizarla para hacer auténtica literatura de alto nivel.