CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

Mr. Mercedes, de Stephen King

Nocturnis

mrmercedes

SINOPSIS DE MR MERCEDES

Un viejo inspector de policía retirado vive obsesionado con los crímenes nunca resueltos del asesino que se hizo célebre como Mr Mercedes. Un asesino pulcro y cuidadoso que, sin dejar ninguna pista, se lanzó con su coche de lujo sobre una multitud que hacía cola para solicitar un puesto de trabajo. Después de que la policía cerrara el caso por falta de pruebas, el asesino, un psicópata que oculta su oscura identidad bajo una vida anodina y normal, inicia un juego de pistas con el que pretende llevar al viejo inspector a la locura.

CRÍTICA DE MR MERCEDES

Mr Mercedes es un perfecto ejemplo de cómo el Stephen King de los últimos años, aunque ha perdido fuelle narrativo y originalidad en las ideas, mantiene una serie de destellos de genialidad absoluta que permiten que le sigamos considerando el maestro indiscutible del terror. Es cierto que está a años luz del autor que nos fascinó, en los setenta y en los ochenta, con novelas que, estoy convencido de ello, se convertirán en clásicos de la literatura norteamericana, pero no lo es menos que los que se han apresurado en darle por amortizado se han equivocado por completo. Stephen King sigue teniendo cosas que aportar.

El argumento de Mr Mercedes en si no nos dice mucho de la calidad de la obra. Un misterioso asesino en serie especialmente sádico y cuidadoso se enfrenta a un policía retirado que convierte el caso en su gran obsesión personal. Una trama que podemos encontrar en multitud de novelas y películas dignas de una sesión de sobremesa. King no aporta prácticamente nada a tan manido argumento. Se limita a copiarlo incluso en los tópicos más habituales, tales como la presencia de un personaje secundario cómico que hace las veces de ayudante del policía y una dama en apuros que encuentra consuelo en sus brazos. Ninguna novedad en este aspecto.

stephen-king.jpg

Lo que aporta Mr Mercedes no está en la trama, ni siquiera en la mayor parte de sus protagonistas. Esta novela, sin embargo, nos presenta un personaje inolvidable, llamado a ocupar un puesto de excepción entre las grandes creaciones literarias de King. Un personaje que, de haber desarrollado su historia en una novela más original, se habría convertido en un clásico de la literatura popular como el Jack Torrance de El Resplandor o la Carrie White del libro que lleva su nombre. La clave y el acierto de Mr Mercedes es su monstruo, su villano, Brady Hartsfield. Un personaje como han nacido pocos en la literatura reciente, a la altura de psicópatas como Norman Bates, y con muchas similitudes de hecho con el protagonista de la saga Psicósis.

Hartsfield tiene todas las características de un perdedor. Tiene dos trabajos de media jornada, mal pagados y que detesta. Durante la mañana repara aparatos de informática, durante la tarde reparte helados en una camioneta. Hartsfield vive con su madre, una mujer alcohólica con un turbulento pasado y la responsabilidad de la muerte de otro hijo clavada en su conciencia. Una mujer incapaz de hacer nada que no sea abrir una botella de alcohol y vaciar su contenido en un vaso tras otro, mientras su hijo cuida de ella. Una mujer que permite que su hijo desahogue en ella su frustración sexual, creándose una relación de dependencia enfermiza que en la pluma de King resulta absolutamente genial.

Brady Hartsfiel es Mr Mercedes. El hombre que, una mañana gris y húmeda, embistió con su coche contra un grupo de hombres y mujeres que aguardaban para conseguir un puesto de trabajo. El hombre que, con frialdad, sin bajarse de su coche, asesinó a más de una decena de personas, incluyendo un bebé de pocos meses. Brady Hartsfield, que cometió su crimen con el rostro cubierto por una máscara de payaso, un guiño a los lectores incansables de King y un recuerdo a la memoria inmortal de Pennywise, el maléfico protagonista de It.

La construcción psicológica de este personaje es una obra maestra de la literatura. Algo sólo al alcance de un autor maduro y consagrado que conoce sobradamente su oficio. Brady Hartsfiel ofrece una cara al mundo, como reparador de ordenadores, como vendedor de helados, y otra muy distinta hacia su interior. El mismo que tiende al niño un helado de vainilla mientras sonríe con franqueza, piensa en silencio cómo sería envenenar ese mismo helado y ver morir al niño de una hemorragia generalizada. Brady Hartsfiel es uno de los monstruos mejor construidos de toda la carrera de Stephen King. Tanto más espeluznante cuanto que puede ser un personaje real, un hombre como las decenas de miles que nos rodean en nuestra vida cotidiana. Este personaje justifica y sostiene una novela que, sin él, no habría pasado ningún filtro mínimo de calidad. Cuando decimos que Brady Hartsfield es Mr Mercedes no nos referimos sólo a que es este personaje el que se esconde tras la identidad del asesino. Decimos que Brady Hartsfield es toda la novela.

Mr Mercedes es una de las mejores novelas de la última etapa creativa de Stephen King. Por encima de Duma Key y a años luz de Cell. Una narración que no decepcionará a los lectores incondicionales de King, pero que puede también llegar a convencer a los más escépticos.