CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

Rec 4. Apocalipsis

Nocturnis

Año: 2014

Director: Jaume Balagueró

País: España

Reparto: Manuela Velasco, Héctor Colomé, Mariano Venancio, Críspulo Cabezas, Paco Manzanedo, Emilio Buale.

Sinopsis:

Tras conseguir escapar del edificio en cuarentena, la reportera Ángela Vidal es llevada abordo de un barco junto con otras personas relacionadas con el brote del extraño virus en Barcelona. Tras superar una serie de pruebas, los médicos deciden que Ángela no está infectada y la permiten abandonar su celda. Sin embargo, la epidemia consigue propagarse en el interior del barco gracias a un mono infectado. A medida que los tripulantes se convierten en sanguinarias criaturas, el caos se apodera del barco.

Crítica:

“Rec 4” es, más allá de sus limitaciones, la constatación definitiva de que Jaume Balagueró es el mejor director de terror español de las últimas décadas. Con una habilidad digna del mejor cine norteamericano, consigue crear una atmósfera opresiva y terrorífica que atrapa al público en la misma medida que los personajes. Sin embargo, esta entrega pierde la magia especial de las primeras, una magia proveniente de su frescura y su bajo presupuesto. “Rec 4”, si bien cumple como película de acción, no resulta una digna culminación para una saga de terror que ha marcado un hito en el cine español.

rec

En primer lugar, la atmósfera que se logra eligiendo un lugar acotado y claustrofóbico, un barco mercante, consigue mantener el espíritu de la saga después de que la tercera entrega, ambientada en un espacio más abierto, la rompiera. El barco se convierte en una prisión en la que los protagonistas se ven atrapados mientras los infectados por el parásito tratan de devorarles. Un escenario que presenta una deuda evidente con el mundo de los videojuegos, especialmente con la saga “Resident Evil”, algunas de cuyas entregas tienen lugar también en una embarcación. La influencia de los videojuegos llega a su momento culmen en el momento en el que uno de los protagonistas acciona el mecanismo de autodestrucción del barco, un recurso usado hasta la saciedad en las consolas y, una vez más, en la saga “Resident Evil”. La presencia de animales infectados y convertidos en monstruos por efecto del parásito recuerda también a algunas criaturas vistas en esta serie de juegos. Un homenaje de un director que ha declarado en numerosas ocasiones que tiene en el mundo de las videoconsolas una de sus principales fuentes de inspiración.

El elenco de actores cumple su función con notable destreza, destacando una Manuela Velasco que interpreta por tercera vez el papel de Ángela Vidal. Si en “Rec” nos encontramos una actriz sobreactuada que resultaba con diferencia lo peor de todo el film, en esta entrega parece haber calmado sus ansias expresivas y consigue una actuación más creíble. Además de un Héctor Colomé en uno de sus papeles habituales, y un Paco Manzanedo con una sencilla actuación, la película gana enteros con la interpretación de Ismael Fritschi, un actor que, aunque hace un papel hecho a su medida, consigue ganarse el afecto del público demostrando que, en ocasiones, el menos pensado puede convertirse en el héroe.

rec

“Rec 4” está, como película de terror, muy lejos de lo que Balagueró consiguió con la primera entrega. El halo de misterio que rodeaba aquel viejo edificio del centro de Barcelona, no está presente en absoluto en el barco que sirve de escenario de esta cuarta película. Los camarotes y pasillos son, aunque angustiosos, fríos e impersonales, muy lejos de los pisos a oscuras a los que nos enfrentamos en las primeras películas. La epidemia que transforma a los hombres en bestias, al ser analizada a la luz de un microscopio, pierde toda la capacidad para aterrorizarnos que poseía cuando no conocíamos su origen. Balagueró consiguió crear un magistral híbrido entre zombis y endemoniados, llevándonos hasta el desván donde la niña Medeiros acechaba en las sombras. En esta entrega sabemos que no hay demonios, que no hay entes sobrenaturales, y que la epidemia que tanto nos aterrorizó no es más que un parásito que transmite una extraña forma de rabia. Parasito que, una vez visto, está muy lejos de asustar a nadie.

Por último destacamos uno de los grandes errores de la película: haber prescindido de los planos subjetivos que le dieron su sello de calidad a las dos primeras entregas. Balagueró, por algún motivo, ha prescindido de las cámaras al hombro y ha preferido pasar a la filmación convencional, haciendo que se rompa la estética de la saga y alejándose de forma definitiva de los elementos que hicieron de “Rec” una película de terror muy especial y logrando que “Rec 4” sea un título totalmente prescindible.

Una ocasión perdida, en definitiva, de cerrar la saga con un título memorable.