CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

Resident Evil: Damnation

Nocturnis

damnation

Año: 2011

Director: Makoto Kamiya

País: Japón

Género: Animación

Sinopsis:

Un país del este de Europa está desgarrado por la guerra civil entre el gobierno central y un grupo terrorista que busca la independencia de una de sus regiones. Leon S. Kennedy, agente especial de la CIA, es destinado en el lugar, y cuando recibe órdenes terminantes de abandonar el país, decide desobedecer e investigar la presencia de armas biológicas en la zona. Pronto descubre que su intuición no le engaña: el grupo terrorista está utilizando un arma biológica conocida como “las plagas” para acabar con el gobierno central.

Crítica:

“Resident Evil. Damnation”, estrenada España como “Resident Evil: la Maldición” continúa con la historia del agente especial Leon S. Kennedy, al que el público conoció por primera vez en el videojuego “Resident Evil 2”, y al que pudo seguir la pista en otras entregas como “Resident Evil 4” o “Resident Evil 6”. En esta película poco queda del Leon al que se pudo ver escapando de una Racoon City infectada de zombis. Es un agente especial más maduro, más curtido, y, en consecuencia, más cínico y cada vez más desengañado con la política internacional y sus intereses. 

leonkennedy

Desde un punto de vista técnico, la animación de “Resident Evil. Damnation” resulta prodigiosa, digna de una producción en la que han participado algunos de los mejores profesionales de Japón. No hay que olvidar que aunque en Occidente este tipo de films sean distribuidos directamente en el mercado de DVD, en Japón sí son estrenados en los cines, por lo que los productores ponen gran interés en su calidad. El único problema que presentan esta película y otras muchas basadas en videojuegos es que el espectador tiene la sensación demasiado a menudo de estar viendo no un largometraje, sino un juego en el que nos han desconectado el mando a distancia. Las peleas y momentos de acción, la interacción de los personajes y algunos problemas a los que tienen que enfrentarse son tan típicos de la saga de videojuegos Resident Evil que restan calidad y originalidad al film. Una prueba más de cómo el lenguaje del cine y el de los videojuegos se van acercando peligrosamente, con el riesgo que ello conlleva de perder la esencia de ambos géneros para crear un híbrido nuevo.

Uno de los elementos positivos de la película es la posibilidad de ver a algunos de los monstruos ya clásicos de la saga Resident Evil, como los llamados “lickers”, controlados mentalmente por los protagonistas y ejerciendo de leales, y letales mascotas. Una ocasión único de ver a un grupo de “lickers” atacando a otras bestias para proteger de ellas a Leon. ¿Quién le iba a decir al protagonista de “Resindent Evil 2” que estas criaturas de afilada lengua serían sus aliados en alguna ocasión?  

El argumento, por desgracia, resulta tan infantil no acompaña a la calidad técnica de la animación. Una antigua república soviética que ha alcanzado la independencia y que se convierte en caldo de cultivo para la corrupción y la guerra civil: el escenario perfecto para que el mensaje patriota norteamericano encuentre su espacio. Aunque la actitud cínica del protagonista matiza ligeramente el asunto, en esta historia, como no podía ser de otra manera, los buenos son los estadounidenses. Y, como la guerra fría ya acabó y hay que vender la película en todos los mercados posibles, los rusos son aliados de los norteamericanos, de modo que también son los buenos de la película. ¿Quién es el enemigo entonces? El terrorismo,  por supuesto. Demasiados tópicos pintados con un barniz del siglo XXI, sin aportar nada de originalidad.

adawong

La relación de Leon con su eterna antagonista y fugaz amante, Ada Wong, vuelve a aparecer en esta película con exactamente las mismas características con las que la vimos nacer y perpetuarse una y otra vez en el cine y los videojuegos de la saga. Ada aparece fugazmente, Leon intenta detenerla, ella escapa de su pistola-garfio. Ada está alineada con los malos, pero ayuda a Leon en el último momento para lograr que éste se salve de la muerte y derrote al monstruo. Lo dicho: la misma estructura de siempre que acaba por cansar a los fans de la saga que, al fin y al cabo, constituyen el único público posible de esta película.

Y aquí radica el gran punto débil de “Resident Evil: Damnation”. Sólo los fans de la saga que hayan jugado a los videojuegos y visto las películas pueden disfrutar de ella. Un recién llegado al universo de Resident Evil se siente perdido, no conoce a los personajes ni sus motivaciones. No entiende nada y, en definitiva, se aburre soberanamente y queda condenado a disfrutar de las escenas de acción a un nivel puramente adrenalínico. No deja de sorprender que en Japón este tipo de productos con un público tan concreto se estrenen en los cines y resulten rentables. Sin duda, la pasión que los nipones sienten por las videoconsolas mueve a muchas más personas a las salas de cine de las que consiguen movilizar en Occidente.