CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

Verano de miedo, de Carlos Molinero

Nocturnis

veranodemiedo

SINOPSIS DE VERANO DE MIEDO

Juan es un adolescente que, tras el divorcio de sus padres, se ve obligado a pasar el verano en el pueblo de su abuela. Lejos de su ordenador, su música y sus amigos, los largos meses de estío se le antojan eternos. Pronto conoce a Eva, una chica con problemas de sobrepeso que comparte aficiones con él, y a Marta, la frívola y superficial hermana de Eva. El grupo de adolescentes se verá envuelto en una trama de asesinatos sobrenaturales, detrás de los cuales se esconde un extraño vampiro, dormido desde tiempos de la guerra civil española.

CRÍTICA DE VERANO DE MIEDO

Cuando uno se dispone a leer la novela ganadora de un premio Minotauro, no puede evitar que sus expectativas sean elevadas. Este premio, de ya larga tradición, se ha convertido con el tiempo en un sello de calidad para el género fantástico y de terror en España, por lo que se presupone que todas las novelas galardonadas con él presentan un alto nivel, tanto en su argumento, como en su estilo. Como ganadora del premio Minotauro 2014, Verano de Miedo supone una profunda decepción. un argumento interesante, aunque manido, se ve desfigurado por una escritura torpe, que pretende ser divertida y sólo lo consigue en ocasiones contadas, y que busca ser cercana al lector y sólo consigue ser vulgar. Decepción mayor aún cuando el autor, Carlos Molinero, es un solvente guionista de cine con varios éxitos notables en su trayectoria profesional. Un autor del que cabía esperar mucho más en su incursión en el mundo de la novela.

La novela está construida como la suma de diversos documentos que los protagonistas y los personajes secundarios van escribiendo a lo largo de la trama. La línea principal de la historia se construye mediante diversas entradas de blog que el protagonista escribe durante el verano. Además, encontramos correos electrónicos, menajes de móvil, participación en foros, guiones televisivos, partes médicos y un largo etcétera que contribuyen a dar una cierta nota de originalidad a la novela. El autor intenta plasmar en cada tipo de documento el estilo que le corresponde, lográndolo en el caso de los más técnicos, y rozando límites ridículos en el caso de los blogs y los mensajes de móvil. En un intento de plasmar el habla de los adolescentes, el lenguaje empleado resulta forzado, nada natural, siendo incluso irritante para el lector en muchas ocasiones.

Con contadas excepciones, los personajes no presentan ningún atractivo especial. La mayoría son estereotipos que rara vez salen de lo predecible. El adolescente gótico hastiado de la vida. La chica superficial que desprecia a su hermana gorda. El sudamericano católico devorado por las dudas y el pecado. La anciana gruñona incapaz de demostrar cariño. El motero chulo y prepotente. Personajes de cartón-piedra con los que resulta muy difícil entablar algún tipo de empatía, y a los que el lector en demasiadas ocasiones les desea un final rápido y próximo. Un elenco sacado del más rancio costumbrismo español, que se mueve por sentimientos estereotipados y forzados hasta la náusea.

veranodemiedo

Tal y como el mismo autor ha reconocido en alguna entrevista, la novela pretende ser un homenaje a dos clásicos de la literatura de vampiros, “Drácula” de Stocker y “El misterio de Salem’s Lot” de Stephen King. Desde luego, la estructura armada por medio de fragmentos de blog, mensajes y demás documentos, imita conscientemente el estilo epistolar de la obra de Stocker. También la presencia de un cazador de vampiros alemán juega ser un homenaje al doctor Van Helsing, némesis inmortal de Drácula. Su relación con Salem’s Lot resulta más difusa, aunque se deja ver en algunos momentos. Por otro lado, en esa misma entrevista el autor declara que esta novela es una reacción al ver lo que el cine y la literatura estaban haciendo con los vampiros a raíz de la saga “Crepúsculo”. Un intento de recuperar la esencia malvada de la criatura, convertida en un cliché para adolescentes. Sin embargo, esta muy noble intención queda convertida en un ridículo experimento de castiza españolización del vampiro. Basta como ejemplo el arma principal que los protagonistas emplean contra los vampiros: el gazpacho. Resulta difícil escoger entre el Edward Cullen de “Crepúsculo” y “el Robert” de “Verano de Miedo” cuál de los dos personajes ha humillado más a la figura del vampiro.  

“Verano de miedo”, sin embargo, comienza con un prólogo interesante, bien escrito, que transporta al lector hasta una línea de batalla de la guerra civil española que sufre el ataque de unas extrañas criaturas, resistentes a todo tipo de balas y ataques. Por desgracia, la novela nunca recupera el tono de estas primeras páginas. Buscando un humor que no consigue arrancar risas, el autor rompe la tensión de estos primeros momentos, quiebra el interés del lector. Echa a perder una buena idea original y la convierte en una novela por completo prescindible.

Una novela, en definitiva, fallida, ante la que muchos se siguen preguntando cómo es posible que fuera galardonada con la más alta distinción del género de terror en España. Una novela que quiere mezclar terror y humor, pero no consigue más que generar en el lector la sensación de haber perdido el tiempo con su lectura.