CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

Finders Keepers, de Stephen King

Nocturnis

finderskeepers

SINOPSIS DE FINDERS KEEPERS

A finales de los años setenta, Morris Bellamy, un adolescente obsesionado con la literatura, asesina al escritor John Rothstein y se lleva de su casa una gran cantidad de libretas con la producción inédita del autor, así como una considerable suma de dinero. Tras enterrar su botín, Bellamy es condenado a cadena perpetua por un intento de violación. Treinta años después, un adolescente cuya familia pasa por apuros económicos, encuentra el tesoro de Bellamy y decide utilizar el dinero para ayudar a sus padres. Cuando Morris Bellamy, tras pasar media vida en prisión, es finalmente liberado, descubre que su tesoro ha desaparecido, y, desesperado, decide vengarse de quienes le han robado su bien más preciado.

CRÍTICA DE FINDERS KEEPERS

Finder Keepers” es el último exponente de un ya maduro Stephen King por abandonar el género de terror, que tantos éxitos, y dinero, le ha proporcionado, y adentrarse en nuevos campos literarios. En esta ocasión, King continúa con la saga, ya iniciada en “Mr. Mercedes”, dedicada al anciano agente Bill Hodges, retirado de la policía pero dispuesto a continuar con su lucha contra el crimen como detective privado. Esta saga ha sido concebida para ser una trilogía, de la que “Finders Keepers” constituye la novela central. Y es esa condición de novela central el primer motivo de crítica que le encontramos a esta obra. “Finders Keepers” es una bisagra sin apenas entidad en si misma, una excusa para unir de forma elegante la interesante historia de “Mr. Mercedes” con su aún inédito desenlace. Una bisagra que existe sólo porque une dos elementos importantes, pero que no presenta apenas interés en su esencia. De hecho, las partes del libro que están cargadas de mayor interés son aquellas en las que el detective Hodges va a visitar al loco homicida Brady Hartsfield, en aparente estado vegetal debido a un golpe en la cabeza. Tal y como sospecha Hodges, Hartsfield ha fingido la gravedad de su estado para salvarse de un juicio que habría acabado con él en la silla eléctrica o con una condena a cadena perpetua asegurada. Los momentos en los que el detective provoca al asesino para tratar de sacarle de su mutismo son los de mayor tensión de una novela que carece en gran medida de dramatismo.

Los protagonistas de “Finders Keepers” están a años luz de los que encontramos en “Mr. Mercedes”. Este Bill Hodges que come ensaladas y se preocupa por su salud presenta mucho menos interés que el atormentado detective otoñal que conocimos en “Mr. Mercedes”. El villano, Morris Bellamy es un histriónico e irritante individuo que King ha construido tomando retazos de algunos de sus personajes ya clásicos. La obsesión enfermiza por los escritores y su obra de la Annie Wilkes de “Misery”. Las experiencias carcelarias de los presos de “Rita Hayworth y la redención de Shawshank”. La locura homicida del Henry Bowers de “It”. Nada original, nada de interés, nada que no hayamos visto antes.

Incluso el argumento central de la obra parece caer en uno de los principales errores que King ha cometido demasiado a menudo en su larga trayectoria: la tendencia a copiarse a si mismo. Un joven, obsesionado hasta la locura por la obra de un escritor, que en su obsesión llega a confundir ficción y realidad y atrapa en su locura al propio autor al que admira. King ha explorado este interesante tema en muchas ocasiones. Lo ha hecho con absoluta maestría en “Misery”; lo ha hecho con acierto algo menor en “La mitad oscura” o “Ventana secreta, secreto jardín”. Un tema, por tanto, que ya ha sido tratado hasta la saciedad y del que difícilmente King va a poder sacar algo nuevo. Cambia el escenario, cambian los protagonistas, pero el tema y, lo que es peor, las conclusiones, siguen siendo las mismas.

Finders Keepers” sería, en definitiva, una novela prescindible, si no fuera porque su lectura es necesaria para entender qué va a ocurrir con el personaje de Brady Hartsfield cuando finalmente revele su auténtico estado y consiga su previsible huida del hospital en el que está ingresado.   

bannerproducto.jpg