CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

Los fantasmas del Palacio de Linares

Nocturnis

palacio de linares

De todos los edificios que hay en Madrid con un halo de misterio sobre ellos, el Palacio de Linares es el que ha dado juego a un mayor número de leyendas e historias aterradoras. Situado en pleno corazón de la ciudad, el Palacio de Linares se alza en un rincón de la plaza de la Plaza de Cibeles, a escasa distancia de la sede del Ayuntamiento. Uno de los lugares de Madrid más luminosos, abiertos y concurridos, tanto de día como durante la noche. ¿Cómo es posible que un lugar tan poco propicio para el misterio pueda haber dado lugar a una oscura historia de fantasmas y apariciones capaz de aterrorizar a varias generaciones?

El Palacio de Linares fue construido a finales del siglo XIX en un solar comprado por José de Murga y Reolid, marqués de Linares y rico terrateniente de la España de la Restauración. Las obras de construcción duraron más de una década, y no estuvieron acabadas hasta el año 1900, a pesar de que los marqueses se habían mudado al nuevo palacio varios años antes. El marqués y su esposa no tuvieron hijos reconocidos de forma oficial, motivo por el cual adoptaron a varias ahijadas, una de las cuales, llamada Raimunda al igual que la marquesa, heredó, tras la muerte del matrimonio, el palacio y una inmensa fortuna. El Palacio de Linares, sin embrago, tenía por delante una larga y triste sucesión de acontecimientos que le llevaron a quedar abandonado y en riesgo de ruina. Durante la guerra civil fue confiscado y empleado para diversos usos. Durante el franquismo pasó por diversas manos, pero ninguno de sus propietarios se decidió a invertir el dinero suficiente para conservarlo de forma adecuada. Mientras los títulos de propiedad pasaban de unos a otros, el interior del palacio, polvoriento y silencioso, permanecía ajeno al paso de las décadas. Olvidado por todos los madrileños, el Palacio de Linares era sólo un hermoso bulto en el paisaje urbano, eclipsado por los monumentos que se levantaban, y se levantan, a su alrededor. 

palacio de linares

Sin embargo, en los años noventa, el Palacio de Linares volvió a estar en boca de todos. De la noche a la mañana, todas las miradas se volvieron hacia este edificio. Pero no fue su valor artístico o histórico lo que llamó la atención de los madrileños. Fue una historia de fantasmas.

Según cuenta una leyenda, cuyos orígenes permanecen inciertos, José de Murga, marqués de Linares, se había enamorado de su mujer Raimunda a pesar de ser ésta de clase baja. Al confesarle a su padre estos amores, éste le envió a estudiar al extranjero, con la idea de que el joven se olvidara de Raimunda y optara por una muchacha de su propia clase social. Sin embargo, José de Murga mantuvo el idilio a pesar de la distancia, y al regresar a Madrid se casó con Raimunda. Cuando la pareja ya estaba casada y tenían una hija, viviendo ya en el Palacio de Linares, el marqués encontró una carta de su padre, ya fallecido, en el que explicaba que el motivo de su oposición al matrimonio no era la diferencia social entre los novios, sino que Raimunda era su propia hija, fruto de una relación secreta. José de Murga y Raimunda descubrieron de ese modo que eran hermanos y habían cometido un pecado mortal engendrando a una niña. Para evitar el escándalo, el marqués decidió matar a su propia hija, también llamada Raimunda, y esconder sus restos en el propio Palacio de Linares, en un lugar indeterminado del edificio. 

En los años noventa salieron a la luz, en unos informativos de televisión, una serie de psicofonías grabadas en el interior del palacio en las que se podían escuchar diversas voces. La más aterradora, y aquella que recibió más atención, pertenecía a una niña que entre gemidos decía “mamá, no tengo mamá…”. Era la primera vez que un tema paranormal ocupaba un espacio privilegiado en una informativo considerado serio, por lo que la noticia se extendió como la espuma, siendo tema central de numerosos programas de televisión y radio, así como reportajes de revistas de todo tipo. Se habló del fantasma de la pequeña hija de los marqueses, asesinada para ocultar una relación incestuosa. Se habló de otras presencias de diferentes épocas, algunas ligadas a la historia de los marqueses, otras no. 

palacio de linares

Las psicofonías originales resultaron haber sido difundidas por el equipo de Carmen Sánchez de Castro, escritora que acababa de publicar un libro sobre los misterios del Palacio de Linares. Muchos empezaron a desconfiar de estas grabaciones supuestamente fantasmales y trataron de desacreditar su contenido debido a la sospechosa nitidez con la que se escuchaba. Otros investigadores acudieron al Palacio de Linares a hacer sus propias grabaciones, y aunque algunos consiguieron registrar nuevas grabaciones, ninguna fue tan nítida y clara como las originales. Parapsicólogos y especialistas en los paranormal de todo el mundo acudieron al Palacio, obteniendo diversas impresiones. Muchos de ellos hablan de bruscas bajadas de temperatura y otros fenómenos extraños ocurridos dentro de los muros del edificio. Todos los aficionados a lo paranormal querían acceder al Palacio, motivo por el cual el ayuntamiento tuvo que reforzar la seguridad del edificio para evitar invasiones no autorizadas. 

Durante varios años, y mientras el Palacio de Linares, siguió abandonado, muchos hicieron negocio y vendieron libros y revistas gracias a la leyenda de los fantasmas que habitaban este edificio. En 1992, sin embargo, el Palacio fue remodelado para albergar la nueva Casa de América, institución que a día de hoy sigue acogiendo sus muros. Con las obras de reformas y el nuevo uso del Palacio, los fantasmas parecieron abandonar sus estancias. O tal vez a los investigadores dejó de interesarles.

¿Qué hay de real en los fantasmas del Palacio de Linares? Con las psicofonías originales de Carmen Sánchez de Castro totalmente desacreditadas, aún hay parapsicólogos que defienden que el Palacio de Linares albergaba, y tal vez alberga, extrañas presencias fantasmales. Existen incluso grabaciones de video en las que algunos quieren ver un grupo fantasmal reflejado en un espejo, un grupo de hombres y mujeres vestidos de época. 

Para muchos, el Palacio de Linares y sus fantasmas fueron un negocio rentable. Para otros, un misterio real que nunca fue desvelado del todo. Sea como sea, cuando uno pasea por las calles de Madrid por la noche, y tiene la suerte de pasar junto a los muros del Palacio de Linares, no puede evitar mirar hacia las ventanas, en la esperanza de atisbar algún rostro fantasmal contemplando la noche madrileña.