CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

Crimson Shore, de Douglas Preston y Lincoln Child

Nocturnis

crimson shore

SINOPSIS DE CRIMSON SHORE

El agente Pendergast es contratado por un artista para investigar el robo de su fabulosa colección de botellas de vino en su casa de la costa de Nueva Inglaterra. Aunque en otras circunstancias nunca habría aceptado un caso así, el agente sabe que tanto él como su pupila Constance Greene necesitan un descanso, por lo que se toma la investigación como unas vacaciones junto a la costa. Sin embargo, lo que parecía ser un simple robo pronto se revela como una trama en la que se entrelazan un naufragio de principios de siglo, un misterioso esqueleto emparedado en una celda y un antiguo aquelarre de brujas. A medida que conocen más datos, Pendergast y Constance se adentran en el oscuro pasado de una comunidad que no es todo lo acogedora que pudiera parecer en un principio. 

CRÍTICA DE CRIMSON SHORE

Después de la decepción absoluta que supusieron “El laberinto azul” y sus predecesoras, Crimson Shore” es como una luz al final del túnel que hace pensar a los lectores entusiastas de Lincoln y Child que hay vida más allá del despropósito de sus últimas novelas. Por fin, los dos autores abandonan la simple temática de acción y las tramas absurdas y forzadas para volver a sus orígenes, a los elementos que hicieron de esta saga de novelas un hito fundamental en la literatura de suspense de los últimos tiempos. Pendergast vuelve a ser Pendergast. Aunque estemos muy lejos de las mejores páginas de la saga, que ya quedaron muy atrás en el tiempo, “Crimson Shore” al menos no te hace sentir ganas de cerrar el libro y no volver a perder el tiempo leyendo nada de estos autores.

Crimson Shorees una oportunidad de volver a ver a Pendergast en una investigación independiente, tal y como le vimos en la muy lograda “Naturaleza Muerta”. En esta ocasión, los autores cambian el soleado medio-oeste de Estados Unidos por las húmedas costas de Nueva Inglaterra, sin duda un escenario más acorde con el carácter del agente del FBI. La localidad de Exmouth tiene todos los ingredientes para ser un escenario fascinante. Una policía local poco dispuesta a colaborar. Viejas rencillas familiares entre los habitantes del lugar. Ruinas de un pueblo abandonado a poca distancia, pueblo del que las leyendas cuentan que estuvo habitado por un aquelarre de brujas hasta la desaparición de éstas. Unas marismas impenetrables cuyos canales sólo los lugareños conocen. Un lugar que, aunque no impide que echemos en falta la ciudad de Nueva York, resulta digno de acoger una aventura de Pendergast. 

En esta novela volvemos a ver a Pendergast en su esencia habitual. Flemático, silencioso, misterioso, pero resolutivo, enérgico y hábil. Dejamos atrás al desquiciado agente de las anteriores entregas y volvemos a ver al héroe que nos fascinó en “El ídolo perdido”. Un acierto por parte de los autores: Pendergast vuelve a ser casi el mismo, pero conserva un cierto aire de haber pasado por una experiencia capaz de dejarle huella incluso a él. 

Junto a Pendergast nos encontramos con una Constance Greene que, tras haberse convertido en una poco creíble guerrillera en “El laberinto azul”, vuelve a su carácter habitual de mujer recatada del siglo XIX. Una Constance que ve cómo sus valores y su frialdad van resquebrajándose a medida que el mundo del siglo XX va penetrando en ella con fuerza, y, sobre todo, a medida que su relación con el agente Pendergast se hace más compleja. En “Crimson Shore”, Constance deja de ser un ente fantasmal, frío y distante, para comenzar a ser un ser humano, con sus contradicciones y sus pasiones.  

Crimson Shore” reúne algunos de los elementos que hicieron de las novelas de Lincoln y Child un éxito en el pasado. En primer lugar, conjuga la investigación policial con la investigación histórica y arqueológica, algo que dio muy buen resultado en “Los asesinatos de Manhattan”. El poder conocer parte de la historia de la localidad de Exmouth y cómo ese pasado tiene una poderosa influencia en el presente resulta algo sugerente que ayuda a captar la atención del lector. Harían bien, sin embargo, Preston y Child en dejar de abusar de la técnica de Pendergast de reconstruir el pasado por medio de sus viajes mentales. Un recurso que pudo resultar sorprendente en novelas anteriores, pero que a estas alturas se revela como una solución fácil a cualquier problema, un giro forzado y poco creíble para conseguir que el protagonista avance en su investigación. Algo, en definitiva, que el lector puede considerar una estafa y una burla a su propia inteligencia y su buen gusto.

Aunque el desenlace de la trama principal resulta bastante precipitado, por el escaso espacio que se le dedica, esto puede ser interpretado por algunos lectores como un acierto. Un giro argumental cuando parecía que todo estaba resuelto que nos abre los ojos a una trama más compleja a la que incluso el mismo protagonista había dado la espalda.

Sin embargo, son sin duda las últimas páginas de la novela las que hacen de ella un hito importante en la historia de esta saga. Una aparición sorprendente, un guiño a los lectores más veteranos y fieles, y ante todo una promesa de que las siguientes novelas de Pendergast pueden traer grandes sorpresas y numerosos momentos de placentera lectura para quienes llevan años, e incluso décadas, siguiendo las aventuras de esta agente del FBI.