CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

Filtering by Category: Libros

La Cúpula, de Stephen King

Nocturnis

la cupula

SINOPSIS DE LA CÚPULA


Cuando el pequeño pueblo de Chester’s Mill queda aislado del resto del mundo por una extraña cúpula invisible, sus habitantes intentan mantener una vida normal. Sin embargo, a medida que pasan los días y los suministros básicos comienzan a agotarse, los vecinos de la ciudad empiezan a cambiar su actitud mientras los dirigentes públicos tratan de imponer su voluntad y perpetuarse en el poder por medio de la fuerza. 


CRÍTICA DE LA CÚPULA


“La Cúpula” es una de las mejores novelas de Stephen King.
Una afirmación lapidaria que estaríamos en condiciones de defender a capa y espada contra cualquiera que trate de defender lo contrario. Está muy lejos de la idea que tiene el público en general del autor de Maine, cierto. No tiene apenas elementos sobrenaturales, o no son al menos lo que da cuerpo a la historia. No tiene grandes personajes inolvidables ni monstruos aterradores capaces de quitarte el sueño por las noches. Efectivamente, “La Cúpula” no tiene nada de esto. Y sin embargo, lo tiene todo. Tiene un monstruo, el más terrible de todos, que es la propia humanidad mirándose en el espejo de su miseria. Tiene un personaje, un personaje coral, el pueblo de Chester’s Mill, que habla con una voz de muchos tonos. Tiene un único elemento sobrenatural, la cúpula, silencioso, objetivo y neutral, que da sentido a la novela y al mismo tiempo es prescindible. 

En primer lugar, el personaje coral, el pueblo de Chester’s Mill. A diferencia de “Apocalipsis” otra novela de construcción semejante y multiplicidad de personajes, en “La Cúpula” no hay ninguno que brille con luz propia. Los buenos son demasiado buenos y los malos demasiado malos. El protagonista, Dale Barbara, es un ente puro de luz y honestidad que resulta poco creíble. El antagonista, Big Jim Rennie, es un dechado de maldad infinita, un hombre ambicioso que no duda en emplear la violencia para lograr sus objetivos. Y en medio de ellos decenas de personajes con más o menos profundidad, muchos de los cuales el lector no recordará media hora después de haber cerrado el libro por última vez. No, no son los personajes de “La Cúpula” lo que hacen de este libro algo grande. Es la combinación de todos ellos, el mosaico que forman en el pueblo de Chester’s Mill lo que hace de este uno de los mejores libros de King.

En segundo lugar, el monstruo. Sin payasos asesinos, vampiros, perros rabiosos o adolescentes con poderes telequinéticos, “La Cúpula” rompe con lo que King nos tiene acostumbrados: no hay monstruos al uso, o no los hay al menos en primera línea del escenario. El auténtico monstruo de esta novela es el ser humano en su faceta más aterradora. El ser humano en libertad. El ser humano cuando sabe que no hay un estado ni una ley capaces de descargar sobre él toda su fuerza en caso de que decida romper las normas ancestrales del contrato social. A medida que pasa el tiempo y la población de Chester’s Mill se convence de que está abandonada a su suerte, los bajos instintos comienzan a despertarse. El pacífico vecino se convierte en un saqueador ambicioso. El joven educado resulta ser un salvaje violador. El político sonriente y amante de la democracia pasa a ser un dictador sin escrúpulos. El ser humano en se naturaleza más pura, luchando por sobrevivir y desnudándose de todo tipo de convenciones y límites. 

El auténtico monstruo de esta novela es el ser humano en su faceta más aterradora. El ser humano en libertad.

“La Cúpula” es, en el fondo, una reflexión acerca de la naturaleza humana. El eterno debate entre Hobbes y Rousseau, entre la naturaleza buena o perversa del ser humano, se pone en juego en “La Cúpula” en todo su apogeo. ¿Qué ocurre cuando el ser humano es dejado a su libre albedrío sin un estado que controle sus límites? La respuesta de King es ambigua. Mientras algunos, una minoría, siguen apegados a sus valores, otros se dejan llevar por sus bajas pasiones de poder y sadismo, sin importarles atropellar en su camino a los más débiles.

Como ocurre con otras obras de King, “La Cúpula” no es una novela fácil de digerir. A pesar de su final optimista y amable, las sensaciones que tiene el lector de forma permanente son de enfado, de rabia, de indignación… Una novela en la que los malos parecen ganar durante toda la historia con excepción de pequeñas derrotas parciales. Sin embargo, como suele ser habitual en muchos de sus trabajos, pensemos una vez más en “Apocalipsis”, al final una mano redentora y benévola salva a los protagonistas. Un final que, desde nuestro punto de vista, es más un lastre que emborrona la calidad de la historia que una guinda que corone tan magnífico pastel.   

En “La Cúpula”, tenemos en conclusión al mejor Stephen King. Al escritor que se olvida de monstruos de largos colmillos y bucea en la naturaleza del alma humana. Esto, y no otra cosa, es lo que ha hecho grande al maestro del terror.