CONTACTA CON NOSOTROS

¿Tienes alguna duda acerca de alguna de nuestras secciones? ¿Sugerencias, ideas, quejas?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tu opinión nos importa. 


Madrid
España

Un portal dedicado al terror en sus múltiples facetas. Literatura, cine, series, antropología, videojuegos... El mundo del terror a tus pies con sólo un clik.

Gage Creed, de "Cementerio de animales"

Contenidos

Reseñas de libros, películas, videojuegos y series de terror. Artículos de historia, antropología y arqueología del miedo y el terror.

Gage Creed, de "Cementerio de animales"

Nocturnis

GAGE CREED EN LA LITERATURA: "CEMENTERIO DE ANIMALES"

 El pequeño Miko Hughes interpretando a Gage Creed en "Cementerio de mascotas"

El pequeño Miko Hughes interpretando a Gage Creed en "Cementerio de mascotas"

Gage Creed es uno de los personajes más geniales salidos de la pluma de Stephen King. Aunque no es el protagonista de la novela, Gage es sin duda el que da sentido a “Cementerio de animales”, con una presencia constante en toda la trama y una intervención apoteósica al final de la misma.

Gage Creed es el hijo pequeño de Louis Creed, un médico que se muda con su familia desde Chicago al pequeño pueblo de Ludlow, en el interior de Maine. Debido a su corta edad, Gage no demuestra la ansiedad del resto de la familia ante el cambio de casa y de vida. Sin embargo, en cuanto los Creed llegan a su nuevo hogar, Gage sufre un primer percance: es picado en el cuello por una abeja. Los chillidos de dolor y miedo del niño alertan al nuevo vecino de la familia, Jud Crandall, que acude a quitar el aguijón del cuello del niño con gran habilidad. Gage se calma en brazos del anciano casi de inmediato, y el episodio hace que se inicie una profunda amistad entre Jud y los Creed. 

Gage se adapta con facilidad a la nueva vida en Ludlow. Mientras su padre Louis trabaja como médico en la Universidad y su hermana mayor Ellie comienza el jardín de infancia, Gage pasa con su madre todo el día. Una soleada mañana de otoño, Jud Crandall propone a sus vecinos dar un paseo por los bosques de detrás de la nueva casa, y les muestra el cementerio de mascotas que allí se oculta, un lugar en el que los niños de la localidad entierran a sus animales de compañía. Louis lleva al pequeño Gage en su mochila portabebés, y el pequeño disfruta de una mañana en el campo. La familia Creed ignora que, más allá del cementerio de animales, se esconde un lugar mucho más siniestro, un cementerio mucho más antiguo que alberga poderes oscuros. El niño pasa una magnífica mañana en compañía de sus padres y su hermana, y mientras la pequeña Ellie queda ligeramente traumatizada por la presencia de las tumbas, Gage se limita a disfrutar del aire libre. 

gage creed miko hughes

A pesar de algún pequeño susto producido por las fiebres y atragantamientos típicos de los niños, Gage vive una infancia feliz en compañía de su familia. Todos viven ajenos a la amenaza que acecha muy cerca de su casa, en la carretera vecina por la que pasan cada hora numerosos camiones de gran tonelaje. Cuando Church, el gato de la familia, es atropellado por un vehículo, Louis Creed es conducido por el anciano Jud Crandall más allá del cementerio de mascotas, hasta el viejo cementerio indio en el que entierran al gato. Horas después, Church regresa a a casa, como si no hubiera sido atropellado. A pesar de ser el mismo gato, Louis descubre que hay algo diferente en él. Algo cruel y despiadado, así como un constante olor a podredumbre emanando de su pelaje.

Louis se da cuenta de que ha cometido un error jugando con las leyes de la vida y la muerte, y decide olvidar lo sucedido para siempre. Unos meses después del regreso de Church de entre los muertos, Louis y Gage pasan una mañana juntos volando una cometa en la parte trasera de su casa. Para padre e hijo, aquella mañana juntos resulta uno de los mejores momentos de sus vidas. Ninguno sospecha que la muerte acecha muy cerca.

gage cementerio animales

Pocos días después del episodio de la cometa, la familia vuelve a estar disfrutando de una agradable mañana en el césped de su casa. Louis y Rachel juegan con la pequeña Ellie, sin observar que Gage ha echado a correr hacia la carretera. Cuando descubren la ausencia del niño, ya es demasiado tarde. Gage corre hacia la carretera, y cree que su padre le grita y corre tras él en un juego. El niño ríe y corre, y cuando se da cuenta de lo que ocurre es demasiado tarde. Louis llega a rozar con la punta de sus dedos la ropa de Gage… pero no es capaz de coger a su hijo, que es embestido por un enorme camión. Su pequeño cuerpo queda destrozado en la carretera.

La muerte de Gage supone un golpe terrible para la familia Creed. Rachel y Louis caen en un mutismo absoluto, y la pequeña Ellie se niega a separarse de una foto de su hermano. El velatorio y el entierro pasan como en una pesadilla, entre dramáticas escenas familiares, reproches y condolencias de los amigos. Louis, destrozado por dentro, no puede parar de pensar en el cementerio indio más allá del cementerio de mascotas. Si aquel lugar fue capaz de devolver a la vida a Church, ¿por qué no intentarlo con el pequeño Gage? Aunque sabe que las fuerzas que operan en aquel lugar eran esencialmente malvadas, y a pesar de ser consciente de que el Church que regresó de los muertos no era el mismo gato de antes de ser atropellado, Louis no puede quitarse la idea de la cabeza. Jud Crandall, a sabiendas del poderoso influjo que el cementerio ejercer sobre las personas, le hace jurar a su vecino que no tratará de llevar a Gage hasta allí. Louis jura que se olvidará de ello, pero en el fondo de su alma ya ha tomado una decisión. Enterrará a Gage en el cementerio indio y devolverá la vida a su hijo, aún a riesgo de que lo que regrese sea un monstruo.

Un enloquecido Louis consigue que su mujer y su hija se marchen con los padres de ella a Chicago. Una vez solo, compra todo el material necesario para profanar la tumba de su hijo y se oculta hasta que la noche cae sobre el cementerio. Con gran esfuerzo físico, consigue sacar del lugar el cuerpo del pequeño Gage, recompuesto por los trabajadores de la funeraria pero aún luciendo los evidentes destrozos del atropello. Carga el cadáver del niño en el coche y lo lleva hasta el cementerio indio. En su camino por ls bosques, Louis ve todo tipo de rostros espectrales, y escucha enormes criaturas que acechan entre los árboles, pero no se detiene. Finalmente, casi desfallecido por el agotamiento, entierra el cuerpo de Gage en el cementerio y regresa a casa, donde cae dormido en la cama. 

gage creed

Mientras todo esto ocurría, Jud Crandall trataba de hacer guardia frente a la casa de Louis para evitar que éste incumpliera su juramento y llevara el cuerpo de Gage al cementerio indio. Sin embargo, un extraño sopor se apodera de él y el anciano cae dormido. Al mismo tiempo, Rachel, alertada por un extraño sueño de su hija, decide regresar a Ludlow para comprobar que Louis se encuentre bien. Sin embargo, en el viaje le ocurren todo tipo de percances que la obligan a retrasarse hasta el amanecer.

Mientras Louis duerme, una criatura entra en la casa. El pequeño Gage, cubierto de barro y con el cuerpo aún lleno de marcas y cicatrices, atraviesa la habitación en la que su padre duerme y comienza a buscar algo en su maletín de médico. El niño encuentra un pequeño y afilado bisturí, y salé de la casa, dejando sus huellas de barro en el suelo.  

Al día siguiente, Jud Crandall se despierta y descubre que Louis ha regresado a casa durante la noche. El anciano observa aterrorizado que alguien ha entrado en su propia casa. Tratando de sorprender al intruso, Jud descubre que quien ha penetrado en su hogar no es otro sino el pequeño Gage, que ha regresado a la vida. Sin embargo, el niño ya no es la dulce criatura que fuera antes de la muerte, sino un ser diabólico con un único ansia: hacer el mal. El niño va acompañado de otro ser de su misma estirpe, el gato Church. A sabiendas de que Jud había tratado de detener a su padre para que le devolviera a la vida, el niño pretende hacérselo pagar al anciano con su vida. Cuando Jud intenta derribar al pequeño, el gato se lanza sobre él, haciendo al anciano caer al suelo. Es el momento que Gage aprovecha para caer sobre Jud y clavarle el bisturí en la garganta, causándole la muerte.

Poco tiempo después, Rachel llega a Ludlow y, antes de ir a su propia casa, decide hacer una visitaJud para comprobar que todo esté bien en casa del anciano. Sorprendida de encontrarse a Church en su interior, Rachel sube al piso de arriba mientras llama a su vecino sin recibir respuesta. Cuando llega a lo alto de la escalera, descubre a su hijo Gage, cubierto de barro y sangre, pero sonriente. Sin poder creer lo que ve, Rachel abre los brazos para recibir en ellos al pequeño que creía muerto. Gage corre hacia su madre, pero no con intención de abrazarla, sino de asesinarla con el bisturí. Rachel muere a manos de la criatura que había sido una vez su hijo pequeño. 

Cuando Louis despierta y descubre las pisadas de barro en el suelo de la habitación, se da cuenta de las fuerzas oscuras que ha despertado. Temiendo lo peor, carga varias jeringuillas con un potente narcótico, con el objetivo de devolver a su hijo al mundo de los muertos si se encuentra con que lo que ha regresado del cementerio indio es una criatura maléfica. Con la primera jeringuilla, acaba con la vida del gato Church, al que se encuentra sobre el coche de alquiler en que Rachel ha llegado hasta Ludlow. Louis se dirige a casa de Jud, y descubre los cuerpos del anciano y de Rachel, terriblemente mutilados. Roto de dolor, Louis ve al pequeño Gage dirigirse hacia él con el bisturí en la mano. Sin poder contener el llanto, esquiva el ataque de su hijo y le clava la jeringuilla. Durante unos instantes antes de morir por segunda vez, el rostro de Gage pierde todo rastro de maldad y vuelve a ser el de un niño de dos años. 

Para muchos, el personaje de Gage Creed es una de las criaturas más fascinantes del mundo de la literatura de terror. La inocencia de un niño envolviendo a una criatura que es pura maldad. No en vano, algunos amigos de Stephen King, incluyendo a su mujer Tabitha, le recomendaron al escritor que desechara “Cementerio de animales” y no la publicara, pues el pequeño Gage, su muerte y su resurrección, resultaban demasiado terribles y temían que el público no fuera capaz de aguantar algo tan macabro. Por suerte para todos los amantes de la literatura de terror, Stephen King ignoró las advertencias y decidió seguir adelante con la publicación de la novela. 

GAGE CREED EN EL CINE

 Miko Hughes posa con la novela "Cementerio de animales" de Stephen King

Miko Hughes posa con la novela "Cementerio de animales" de Stephen King

En 1989, la novela de Stephen King fue llevada al cine por la directora Mary Lambert. A pesar de que los derechos de “Cementerio de animales” habían sido vendidos a George A. Romero, éste tuvo que cederlos porque su agenda le impidió rodar él mismo la película. Contra lo que suele ser la costumbre de Stephen King, en esta ocasión el director puso muchas condiciones para que la adaptación fuera impecable, comenzando por escribir él mismo el guión. El resultado es una buena película que mantiene el espíritu de la novela original y en la que se mantiene el sello de King. En castellano, la película se ha estrenado y editado con diferentes títulos: “Cementerio de mascotas”, “El cementerio maldito” y “Cementerio viviente”.

Una de los principales puntos fuertes de esta película es precisamente el personaje del pequeño Gage Creed, interpretado por un joven Miko Hughes sobresaliente en su papel. Pocos actores infantiles han conseguido transmitir lo que el pequeño Hughes logró en esta película. Para muchos, es uno de los papeles más estremecedores del cine reciente.